Mundo NOVA
Asamblea General de las Naciones Unidas

De Israel al mundo: Benjamín Netanyahu, el mejor actor y libretista de la política

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. (Dibujo: NOVA)

Por Israel Rabinowicz, especial para NOVA

En su momento nadie entendió el por qué, pese a ser el jugador de futbol más importante de Israel, desde China se interesaron por Pinjas Zahavi a quien se llevaron con millones de dólares de por medio, un excepcional contrato que solamente se puede comparar con el de las celebridades en el mercado del futbol europeo.

No pasó mucho tiempo, éxito deportivo de por medio y US$ 20 mil por gol convertido, para que las entrelineas o las intenciones no conocidas comenzaran a tener forma y pudieran leerse en un contexto más amplio, con lo exclusivamente futbolístico no alcanzaba, algo no cerraba, en China pese al gran exceso de liquidez por parte de sus empresas, no se destacan por resaltar en su generosidad distribuyendo dinero sin sentido alguno.

Ahora al trascender que otro club chino lo pretende, para lo cual puso sobre la mesa una oferta económica que casi duplica a la por sí ya excepcional que actualmente Zahavi tiene, la curiosidad por algo tan insólito e increíble hace que se intente encontrar las razones.

La primera y principal coincidencia es que los propietarios de ambos clubes, verdaderas sociedades anónimas comerciales, poderosas empresas del rubro de la construcción, ofrecen construir masivos planes de viviendas, masivas unidades habitacionales con una calidad similar o superior a la tradicional con un ahorro de más del 40 por ciento en los costos y la reducción de los tiempos en algo similar, revolucionario, el futuro en sus manos.

Para ellos Zahavi, además del gran negocio futbolístico, se convierte en la llave para ingresar al mercado israelí, el marketing más económico y efectivo. De acuerdo a la óptica globalizada de sus negocios, todo en grande y a lo grande, el ingresar a Israel los convertirá en la mejor vitrina, la mejor vidriera de exposición hacia el mundo. Israel es solo un puente, el mejor según ellos, para conquistar otros horizontes mayores, un más que inteligente análisis comercial de mediano y largo plazo.

Benjamín Netanyahu al pronunciar su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas ya venía envalentonado con su previa reunión con el Presidente Trump, en su encuentro a puertas cerradas entre ambos y luego con sus asesores más cercanos, pudo comprobar cómo su visión sobre Oriente Medio y de su zona fue comprada casi a libro cerrado.

Se paró, miro a un lado, luego hacia el otro, ambos perfiles son fotográficamente muy bien recibidos, su peinado planchado, fijo, luego de varias pruebas en colores grises parece ser que ya encontró el definitivo que lo acompañará durante un tiempo, todo estaba en su lugar, podía comenzar a hablar. Todo era conocido, los mensajes directos y los otros, las advertencias que esta vez fueron mucho más claras y contundentes, siempre Irán y sus extendidos brazos en Siria y Líbano sus destinatarios, para que no existan dudas al respecto.

El show con su floreado inglés se completó con permanentes agradecimientos al Presidente Trump por sus previas palabras pronunciadas ante igual auditorio, no se recuerda que un mandatario recibiera tantas menciones y palabras de elogios por parte de un Primer Ministro israelí, los tiempos y las circunstancias cambian.

Así como los empresarios chinos al comprar al jugador de futbol Zahavi tenían un objetivo diferente al ambiente futbolístico, en el discurso de Netanyahu, su unión conceptual y ya relajantes agradecimientos al Presidente Trump llevan seguramente implícitas segundas y terceras lecturas no siempre claras en sus alcances, en esas segundas y terceras intenciones que solo él conoce y otros presumen conocer están hoy dedicados todos los esfuerzos y tiempos de Netanyahu.

Mientras a nivel internacional, su excepcional labia, inteligencia y simpatía lo convirtieron en uno de los personajes de mayor peso e influencia, de recibir flores, besos y elogios durante su gira por Argentina, Colombia y México, el solo descender del avión a su regreso a Israel hizo que chocara con una realidad. Aquí ya comenzó nuevamente a esquivar los filosos cuchillos que le lanzan, a escuchar sobre las investigaciones policiales y judiciales, él y su esposa Sara en la mira sobre posibles imputaciones.

Si con ellas sobre sus espaldas podrá seguir gobernando, por un lado, según su óptica, para pasar a la gloria para lo cual indefectiblemente necesita tiempo, por el otro a nivel local éstos cada vez se lo acortan más, en su interior Netanyahu seguramente se pregunta, si Angela Merkel en Alemania puede competir por un cuarto mandato, por qué él no lo puede, peor aún incluso ¿es posible que deba retirarse antes ? 

No puedo finalizar sin antes agradecer a la señora Sherry Arison propietaria del Bank Hapoalim, el mayor de Israel, quien antes de decidir desprenderse del 49 por ciento del mismo me llamó para, en prioridad, ofrecérmelo, junto al agradecimiento respondí que por la edad ya no estaba para esas cosas, que ella necesitaba un socio pasivo, que no moleste, que ése no soy yo, que mi personalidad no me permite ser socio minoritario.

Le sugerí direccionar la venta a fondos inversores en los Estados Unidos que se pelearán por adquirirlos, que le pagarán una plusvalía muy interesante, para ellos estar en el Bank Hapoalim es una excepcional exposición de imagen hacia el mundo. Así lo hizo, a ella gracias nuevamente por pensar en mí.

Lectores: 415