Horas decisivas

El vicepresidente uruguayo, en la cuerda floja

Raúl Sendic será juzgado por el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio por el uso que dio a la tarjeta corporativa de ANCAP.

La figura del vicepresidente Raúl Sendic se encuentra fuertemente criticada a causa de investigaciones que lo ponen en la mira debido a su poco transparente gestión durante el gobierno de José Pepe Mujica, además de denuncias efectuadas ante la Justicia penal.

Su situación es aún más complicada teniendo en cuenta que el presidente Tabaré Vázquez  le soltó la mano; este miércoles, dijo públicamente que si Sendic presenta la renuncia, no hará nada para impedirlo. "Yo creo que cuando se presenta una renuncia, se presenta una renuncia", dijo en declaraciones a la prensa.

En el marco del el acto de homenaje de ADEPA al periodista Claudio Paolillo, el jefe de Estado agregó que "la función pública exige el máximo de ética a cada uno de quienes la tenemos que desempeñar".

Por su parte, ante la inminente caída del vicepresidente, dirigentes del Frente Amplio comenzaron a dialogar sobre la fórmula para su sucesión.

Un Tribunal de Conducta Política de ese espacio pronto se expedirá sobre las compras de bienes personales que hizo Sendic con dinero de la petrolera estatal ANCAP mientras estuvo en el directorio de la misma. se tratra del caso conocido como "las tarjetas corporativas". Dado que dicho tribunal no dispone de sanciones, en base a su reporte la máxima autoridad política del Frente, el Plenario Nacional, definirá las acciones a seguir.

Por eso, se espera que antes Sendic proceda a emitir la renuncia, a fin de evitar un escándalo político que manche seriamente al oficialismo de cara a las elecciones de 2019.

Cabe destacar que Sendic también es investigado en la Justicia de crimen organizado por una decena de casos de supuesta corrupción en la petrolera, que provocó pérdidas cercanas a los USD 1.000 millones.

Al iniciarse el segundo gobierno de Vázquez a principios de 2015, el vicepresidente aparecía como el presidenciable más fuerte para 2019. Pero hoy ya no cuenta con la misma imagen.

En cuanto a la sucesión en el cargo, la Constitución indica que en un caso así asumiría el primer senador de la lista más votada dentro del oficialismo, es decir, José Mujica. Pero como no está permitida la reelección, no sería una opción. Le siguen su esposa, Lucía Topolansky, y el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Según fuentes del entorno, éste último funcionario es quien mejor se acomodaría a la situación.

 

 

Lectores: 325