Mundo NOVA
Para evitar el estallido

Paraguay al borde la hambruna: declaran en emergencia la agricultura familiar campesina

Los campesinos ocupan la plaza frente al Congreso desde hace casi un mes.

El pleno de la Cámara Baja aprobó por unanimidad el proyecto de ley que declara en emergencia nacional la agricultura familiar campesina en todo el territorio paraguayo.

El documento estipula que las entidades vinculadas al tema, como el MAG, Indert, SAS, y la Senavitat, entre otras, adoptarán todas las medidas necesarias para cooperar con las familias que se dedican a la agricultura familiar campesina, mediante asistencia técnica, crediticia y social; y medidas de carácter sanitario, ambiental que permitan el acceso a derechos garantizados.

También autoriza al Ministerio de Hacienda a preparar las modificaciones o ampliaciones presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la emergencia.

La bancada oficialista trató de aplazar sin éxito el tratamiento del texto. La moción generó un intenso debate en el pleno.

Finalmente, el proyecto fue aprobado por 71 votos y remitido al Poder Ejecutivo para su consideración.

Rescate financiero para los pequeños productores

Inmediatamente, se trató el proyecto de rehabilitación financiera que propone subsidiar las deudas contraídas por productores propietarios de fincas de menos de 30 hectáreas.

Mientras los diputados oficialistas hicieron hincapié en las dificultades que tendrá el Estado para hacer frente a esta iniciativa, la oposición puso el ojo en las causas de la crisis.

“Nadie habló aún de cómo generar el dinero para darles a los campesinos. Tenemos que seguir discutiendo”, señaló, a su turno, el diputado cartista Bernardo Villalba.

En la misma línea, el también oficialista Walter Harms indicó que con la propuesta aprobada “el pueblo paraguayo deberá asumir las deudas contraídas por otros compatriotas con la banca privada”.

“El Estado, permanentemente, ha subsidiado al sector más acaudalado, a los capitalistas. El Estado ha adoptado este tipo de políticas sólo con un sector. Existen muchos ejemplos de cómo el Estado ha subsidiado y trasferido capital directo para levantar empresas directas de los amigos. Pero cuando hablamos de políticas para el sector campesino, este Gobierno ha fomentado la expulsión de familias campesinas de las zonas rurales”, refirió la parlamentaria opositora Rocío Casco.

Finalmente, el pleno de Diputados sancionó el proyecto “de rehabilitación financiera de los pequeños productores de la agricultura familiar campesina cuyas fincas no excedan las treinta hectáreas”, y el documento se remite al Poder Ejecutivo para su veto o promulgación.

La dirigencia del sector campesino, que permanece movilizado desde hace tres semanas, había advertido que de no aprobarse estas leyes, se generaría una crisis de dimensiones inimaginables. 

Lectores: 361