Sexo y erotismo
Amor propio

¿Dónde se esconde la maldita felicidad?

Quiero vivir.

Por Giselle Pons, especial de NOVA

¿Alguna vez sentiste que tu única opción para dejar de sentirte infeliz era escapar? Viví toda mi vida echándole la culpa a los demás de mis sufrimientos, de las cosas malas que me sucedían, de mis errores y hasta de mi felicidad.

Cuando no sé a dónde voy y me pierdo en la mitad del camino, me siento a llorar. Las lágrimas no me dejan ver, estoy en un lugar frío, sola y sin saber dónde tengo que ir para encontrar eso que todos buscan, la maldita felicidad.

Solamente cuando estás más vulnerable, te sentás a pensar qué te sucede y por qué te pasa lo que te pasa. Es ahí, cuando te das cuenta que viviste huyendo para no sufrir.

Sentada en la cama de mi habitación, escribiendo lo primero que me surge en la cabeza, me pregunté: “¿Qué me pasa?” y me di cuenta que no sé qué quiero. Me siento inmadura y estúpida.

Pienso en irme, abandonarlo todo y recorrer el mundo. Ni siquiera tengo dinero para viajar pero pienso venderlo todo y liberarme. Me imagino en París girando en círculos con mis brazos abiertos y con una sonrisa que cubre mi rostro.

¿Pero quién me asegura que la felicidad se encuentra ahí? ¿Dónde está mi felicidad? ¿Quién me la robo? ¿Dónde me la escondieron?.

Si hoy me dieran a escribir qué me hace feliz en este momento dejaría mi papel en blanco y me pregunto: “¿Esta mal no saberlo?”.

Recuerdo las veces que fui feliz y todo se ata a una persona o a un trabajo soñado. Siento estúpido pensar que la felicidad es tan dependiente de un trabajo, de un viaje, de un amor, de una noche de sexo.

Nos las pasan diciendo que hay que ser felices, cueste lo que cueste, ver las cosas bellas que te da la vida, disfrutar el momento. Y ahí entendí todo.

No quiero ser feliz, quiero sentir el dolor de cuando me dejan, quiero descubrir las mentiras, quiero llorar hasta tener los ojos hinchados, quiero sentir mi cuerpo, quiero masturbarme, quiero reírme de cualquier chiste estúpido, quiero salir a bailar, quiero tener sexo sin tabú, quiero sanar mis heridas tomándome el tiempo necesario, quiero dejar ir mis tristezas, quiero enamorarme de alguien y disfrutar lo mucho o poco que dure, quiero abrazar a mi familia.

Quiero vivir.

Lectores: 510