Opinión
El "plantón" de Pepe

Prudencia a destiempo

Eduardo Sanguinetti, filosofo argentino.

Por Eduardo Sanguinetti (*), especial para NOVA

José "Pepe" Mujica horas antes de tener que cumplir con su exposición programada en el Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico, que se lleva a cabo en el microestadio cubierto de Ferrocarril Oeste en Buenos Aires, anunció que no asistiría.

En un principio se especuló con que lo hacía por prescripción médica. Pero luego el ex presidente reveló los verdaderos motivos en una carta que le envió al Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y que circuló este martes:

“Mi país y su pueblo, tienen una amistad y relación con la Nación Argentina y su Estado, la preocupación es trascendente y prioritario por razones históricas y de vecindad. Cada vez que acontecimientos fortuitos de cualquier índole afectaron esa relación mi pueblo, sufrió las consecuencias. Hace mucho tiempo que me comprometí ante ustedes a participar en un evento sobre la integración latinoamericana.

En estos días, los medios de prensa cultivan la imagen de una contra Cumbre y eso está instalado en el imaginario de nuestras sociedades. Entiendo que no es esa la intención de CLACSO, pero no debo contribuir a crear obstáculos subjetivos como los que abundaron en la historia del Río de la Plata. Estoy obligado a ser muy prudente en esta tan especial coyuntura y colaborar con el interés de mi gobierno y mi pueblo. Por estas razones lamento no poder cumplir el compromiso acordado”.

¿Prudencia? manifiesta Mujica, en tiempos donde el fascismo está sentando reales bases en Latinoamérica, ¿Prudencia? se justifica Mujica, que cuando al dejar la Presidencia e impulsarlo a su canciller Luis Almagro como secretario general de la OEA, declaró: “Almagro llegó a la OEA por mi influencia en América Latina”. Almagro, quién desde su posición de privilegio no deja de llamar a la violencia, a pesar de que Mujica aseguró que su “pollito” nunca atacaría Venezuela, curiosamente no deja de impulsar la invasión de la República Bolivariana… José “Pepe” Mujica,  referente de la "Imprudencia retórica”  en Foros Institucionales del sistema imperante  que lo han tomado como referente del progresismo negociable y entreguista.

He nominado a Mujica, "imprudentemente", contra "viento y marea", al Premio Nobel de la Paz en Oslo en el año 2012, renuncié a seguir nominándolo en marzo de 2014, cuando a instancias instaladas en antípodas al deber ser de un ¿rebelde contestatario? al sistema que dicta y rige en el planeta, modifica la proa de su decir y actuar, asimilándose a un perfil farandulero, narcisista y megalómano, con apuntalamiento de las multinacionales y los medios mercenarios de la posverdad.

Mujica en una entrevista del diario El País de Madrid, dijo en marzo de 2014 que se consideraba un "juguete" de las multinacionales, parece que ningún periodista de medios publicitarios se detuvo en esta frase, por demás elocuente. Ha dejado de lado las prioridades que como presidente de la República Oriental del Uruguay debía cumplimentar con las urgencias de un recién nacido, para con el pueblo uruguayo, sumido en la incertidumbre. Fue y es un líder de opinión construido en usinas de inteligencia de los medios corporativos del planeta, no es ético, desde ningún punto de vista, creo coincidirán.

Mujica me resulta hoy irreconocible al compararlo con aquel hombre que asumió la Presidencia del Uruguay y que parecía ser una piedra fundacional para un mundo a vivir en paz, libertad y dignidad.

A mi sentir, parecer y entender, José “Pepe” Mujica no legitimó en acto lo manifestado en discurso. No me ha asistido ninguna convicción para seguir proponiéndolo al Premio Nobel de la Paz, puesto que, al haber transitado mi querido Uruguay, he visto y veo, hambre, frustración, miseria, desigualdad y tristeza en un pueblo generoso y trabajador, que se rebela y denuncia la ausencia de políticas para ellos, todos y todas.

Un pueblo que soporta desde siempre mordiendo rabia a sus explotadores, los privilegiados de siempre, los terratenientes, la oligarquía parasitaria y las corporaciones financieras supranacionales, las izquierdas fingidas. Un pueblo explotado y con sus vidas hipotecadas, ante el accionar de la derecha liberal que dicta desde siempre el rumbo a seguir en Uruguay, tierra pródiga en recursos y belleza natural que pareciera que nunca termina de dar el giro de 180º, donde la armonía y la paz social sienten reales.

He dejado de proponer a José “Pepe” Mujica al Nobel en marzo de 2014 nutrido del mismo espíritu de libertad, verdad y dignidad, que con anterioridad lo propuse a dicho premio. Y ante los que me preguntaron: ¿Por qué cambiaste? Les respondo: Yo no cambié, el “Pepe” fue quien lo hizo.

Pareciera que todo atentó, para que lo que no debía ser, fuera. Su ausencia de decoro y solidaridad para los mentores del Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico, para con los millones que adhieren desde toda Latinoamérica a este encuentro, dejan muy en claro las premisas que priman en Mujica al ausentarse de este evento por demás trascendente.

Mujica, que da espacio a la "prudencia" a destiempo, pues no es creíble su ausencia ni los dichos que aduce para ausentarse; Mujica aceptando el decir de los medios monopólicos "chismosos" que hablan de una Contracumbre, boicoteando al Foro Mundial del Pensamiento Crítico, construyendo y manipulando la realidad real y concreta de comunidades anestesiadas y temerosas que aceptan sojuzgamiento y represión, hambre y miseria.

Primer Foro Mundial del Pensamiento Crítico, espacio donde el conocimiento y el pensamiento de seres libres y amantes de la verdad cristalizan sus discursos en actos de vida, resistiendo  a la confrontación violenta de los poderes neoliberales represores y esclavizadores, resumidos en el G-20, a llevarse a cabo a fines de noviembre en la ciudad de Buenos Aires.

(*) Filosofo, poeta y performer argentino

Lectores: 451