Sexo y erotismo
El juego de la seducción

11 trucos para conquistar a alguien

Si bien no hay fórmulas infalibles, sí hay ciertos tips que ayudan a desplegar el juego de la seducción. (Imagen ilustrativa).

Por Giselle Pons, especial para NOVA

Hay personas que atraen desde un primer momento y otras no, por mucho que lo intenten. Las técnicas de seducción sirven no solo para cautivar a una posible futura pareja, sino también a futuros amigos o a clientes. Es importante mencionar que no hay una clave que sea cien por ciento segura para que alguien se enamore, aunque muchas veces las técnicas de seducción ayudan a tener una gran chance de éxito.

Imitar a la otra persona

Las personas suelen buscar en otras aquello que carecen y a la vez a alguien que comparta los mismos valores y buenas cualidades.

En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York documentaron el llamado “Efecto Camaleón”. Las personas al momento de interactuar, inconscientemente realizaban los mismos gestos o expresiones que la otra persona. En el estudio, los participantes fueron sentados en parejas para establecer una charla, a algunos se les indicó que imiten al compañero que les tocó. Como conclusión una mayoría había notado más agrado por quienes habían imitado su comportamiento.

Al momento de imitar es importante que sea de una manera controlada y muy sutilmente para que la otra persona no se dé cuenta, esto ayuda a una mejor conexión entre ambos. La gente suele llevarse mejor con personas que son similares tanto en la inteligencia, gustos y formación.

Evitar entrar en debate de opiniones opuestas

La mejor forma de establecer una relación con una persona es compartiendo gustos en común, sin llegar al debate por si algo es bueno o malo. Tener visiones o gustos diferentes puede jugar en contra a la hora de intentar seducir.

No entregarse por completo

Las personas quieren lo que no tienen o lo que les cuesta conseguir. Es difícil decir “no” a alguien que les atrae pero a veces no es ni un “sí”, ni un “no”, es un “no sé”. Los científicos lo llamaron “El principio de contradicción”.  Por ejemplo: Un nene quiere el juguete que su mamá no le quiere comprar, cuando lo obtiene de tanto capricho, el pequeño no juega con él.

Muchas veces el típico consejo de amigas/os que dicen: “No le escribas, espera que lo haga él/ella”, no es tan errado.

Este truco de contradicción sirve para personas que les gusta tener el control, se tiene que tomar esta técnica como un juego de seducción para crear un deseo en la otra persona.

Decir cumplidos

La gente cuando recibe halagos asocia a la otra persona con esos calificativos que mencionó, es decir, si un hombre le dice a una mujer: “Eres muy amable”, la chica lo va a relacionar con la misma virtud. Solo se deben hacer cumplidos ocasionalmente, no uno tras otro. Cuando alguien que no suele decir halagos y dice uno, llama la atención y se tiene en cuenta, de lo contrario pasa desapercibido.

Lo mismo sucede con las personas que critican a otras, estas son asociadas con las mismas características negativas.

Buen humor

Según diversos estudios, la gente es capaz de sentir de una forma inconsciente las emociones de quienes le rodean. Se habla de un contagio emocional cuando una persona está de buen humor y contribuye a que las de su alrededor también lo estén. Alguien que esta de mal humor todo el tiempo contagia esa energía negativa a quienes lo acompañan.

Admiración mutua

La explicación de la teoría de “los opuestos se atraen” es que una persona busca en otras virtudes, aspiración y aptitudes que siempre ha querido tener. Provocar que ese hombre o esa mujer que se quiere conquistar, sienta admiración es un buen comienzo. No es necesario ser millonario, tener un buen auto, tener el mejor trabajo, a veces la visión que la otra persona tiene de la vida o la manera de vivirla es suficiente.

Contar un secreto

Cuando se le cuenta un secreto a alguien, la otra persona siente que se le tiene confianza y ayuda a que la otra se abra para establecer un vínculo.

No invadir el espacio personal

Al momento de querer seducir a alguien hay que acercarse levemente a la otra persona para no invadir su espacio, siempre con más de 50 cm de distancia. Estudios han definido la zona en el que cada individuo se encuentra en distintas situaciones cotidianas con amigos, con conocidos y desconocidos:

Área íntima: de 15 a 45 cm (amigos, pareja).
Área personal: 45 a 120 cm (amigos, pareja, conocidos).
Área social: de 120 a 350 cm (conocidos, desconocidos).
Área pública: más de 350 cm (desconocidos).

Hay que aprender a percibir cuando alguien permite que se rompa la barrera entre el área personal y la íntima y cuando es negado el acercamiento.

 Mencionar el nombre

Se dice que el nombre es el mejor sonido que se puede escuchar. Muchos vendedores utilizan el nombre de la persona para lograr concretar una venta. Alguien que es nombrado siente inconscientemente que se valida su existencia y que es importante para el otro.

Pedir un favor

Al igual que guardar un secreto, pedir un favor aunque sea pequeño produce un vínculo. La persona a la que se le pidió el favor se siente que se confía en ella. Esta técnica se llama disonancia cognitiva, si una mujer le cae mal un hombre y él le pide un favor, ella tendrá pensamientos opuesto a sus acciones y comenzará a caerle bien. Este truco era utilizado por Benjamin Franklin con sus adversarios.

Dejar que se exprese

A la gente le gusta hablar sobre ellas, les encanta que las escuchen y esa es la mejor manera para caerle bien a alguien, solo hay que escuchar. Investigadores de Harvard descubrieron que hablar de uno mismo puede ser intrínsecamente gratificante de la misma manera que disfrutar de una buena comida, del dinero o de una buena noche de sexo. Las áreas cerebrales relacionadas con la motivación y la recompensa se activan cuando se comparte información sobre uno mismo.

Lectores: 129