Mundo NOVA
La cruda realidad

El calvario de los venezolanos para poder salir y entrar a su país

  • Balseros venezolanos que buscan la salida del país por el mar.
    Foto 1 de 2
  • Tomás H. Berry, Maya y Mónica Spear, asesinados en una carretera venezolana.
    Foto 2 de 2

Por Piera Monzón, especial para NOVA

Venezuela es uno de los países con el índice de inflación más grande del mundo, cifras de la firma financiera Ecoanalítica arrojaron que el año 2017 cerró con un 2.735 por ciento. Para abril de este año escaló la cifra a 6.147, y según el Fondo Monetario Internacional, se espera que para el final del 2018 cierre en 13.000 por ciento.

Esto ha causado múltiples problemas a quienes, a raíz de la profunda crisis económica, han decidido emigrar por una mejor calidad de vida. La moneda nacional venezolana, el bolívar, vale tan poco que el sueldo mínimo actualmente de Bs. 1.307.646, equivale a tan sólo 3,6 dólares, lo cual sería 72 pesos argentinos.

Un boleto de avión cuesta entre 600 y 1.300 dólares. Entonces ¿Cómo hace un venezolano para salir de su país? Yesica Aguirre, TSU en publicidad y mercadeo, venezolana, madre de dos niños. Cuenta que, para poder pagar su boleto tuvo que vender prendas de oro, las cuales había heredado.

Aun así, Aguirre debió optar por la opción más económica de traslado, que fue por vía terrestre por la frontera con Brasil, hasta llegar a su destino final, La Plata. A pesar de que esta es la opción más económica, con un precio que oscila entre los 350 y 600 dólares, no deja de ser una proeza para los venezolanos conseguir la suma.

Aunque la ruta por tierra ha sido la más utilizada en los últimos meses, no es la más segura. Pues se ha registrado asaltos a los colectivos donde se trasladan los pasajeros, el móvil es realizado con un grupo de delincuentes que colocan trampas en las carreteras más oscuras y desoladas.

La trampa consiste en una especie de tachuela de clavos llamada miguelito. Colocan varias en la vía, lo cual causará que la unidad de transporte pinche sus neumáticos. El colectivo se detendrá, entonces ellos procederán a atracar a todos los pasajeros, despojándoles no sólo de su dinero, sino de la oportunidad de salir.

Se ha reportado que, en la mayoría de estos atracos, cometen violaciones y asesinatos. El caso más famoso de víctimas mortales de los llamados piratas de carretera fue el de la actriz internacional Mónica Spear y su esposo Tomás Henry Berry. A quienes asesinaron en una vía de la ciudad costera de Puerto Cabello.

Lamentablemente a pesar de sus peligros, la ruta terrestre se ha convertido en la más frecuente, esto también debido a que el gobierno venezolano ha acumulado una deuda millonaria con las aerolíneas, lo cual ha hecho que muchas de ellas hayan dejado de operar.

Al menos 14 aerolíneas internacionales dejaron de brindar servicios. El año pasado suspendieron operaciones Avianca, United Airlines, Delta Airlines, Dynamic Airways y Aerolíneas Argentinas. Anteriormente el cese fue de Air Canada, Alitalia, GOL, Tiara Air, Lufthansa, Aeroméxico e Insel Air, LATAM.

Copa Airlines, una de las pocas aerolíneas internacionales con salida desde Venezuela hacia múltiples destinos, también dejó de operar el pasado 6 de abril. Cuando el gobierno de Nicolás Maduro rompió relaciones con múltiples empresas panameñas, penalizó a la aerolínea con una suspensión de 90 días.

¿Qué pasa con las personas que quieren ir de vuelta a Venezuela para visitar a sus familiares?

Actualmente existe un gran miedo por volver a territorio venezolano. Maiquetía, principal aeropuerto de la nación, se encuentra militarizado. Lo cual no necesariamente supone algo bueno para quienes deben transitar por el aeropuerto. Múltiples casos de robo por parte de Guardias Nacionales han sido denunciados.

El diario venezolano Últimas Noticias publicó el caso de José Luis Baraona, quien fue detenido el 1 de agosto del 2017 y se le incautaron nueve piezas de oro, cuando se disponía a viajar desde Maiquetía hacia Panamá. El delito impuesto por el tribunal de la localidad fue; contrabando simple.

Viajar con oro se ha vuelto para los venezolanos, la mejor forma de llevar capital al exterior, esto debido al casi inexistente valor de la moneda local. No pueden transportar su dinero en bolívares, pues estos no son aceptados en ningún lugar porque cada minuto podría disminuir su valor.

Asimismo, conseguir moneda extranjera se ha hecho casi imposible, existe un sistema de divisas muy exclusivo donde sólo se le permite la compra de dólares a un grupo selecto de personas jurídicas y naturales, escogidas por el gobierno. Es por ello que el mercado negro se ha convertido en la única alternativa.

Esto ha supuesto una serie de problemas, empezando por la gran demanda y la poca oferta, lo cual ha disparado el precio del dólar en el mercado negro, mismo que aumenta descontroladamente cada día. Además de acarrear otros problemas, como la venta de billetes falsos en grupos de la red social Facebook.

Se hace imposible viajar sin dólares. Para ingresar a países como Argentina o Panamá, es necesario contar con un monto mayor o igual a 500 dólares. Aun así algunos funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana podrían retener el dinero en migraciones de Maiquetía, alegando que salir con dólares de Venezuela es ilegal.

Los pasaportes

Otro de los grandes obstáculos en los últimos tres años, han sido trabas relacionadas a tramitar el pasaporte. Es un proceso que podría durar años, la mayor parte de los pasos para adquirir el documento se hace en una página web del gobierno, la cual generalmente está caída, colapsada, o presenta múltiples errores.

Este problema no sólo afecta a quienes desean salir del país, sino también a quienes viven en el exterior. Si se vence su pasaporte, se le imposibilita viajar o hacer escala en países donde no acepten solamente la Cedula de Identidad. Por lo cual, quedarían atrapados hasta que sea renovado su pasaporte.

Pasaportes anulados

El año pasado, comenzó una ola de anulación de pasaportes a políticos y figuras públicas del país. Entre las cuales se encontraron implicados, el dirigente opositor Henrique Capriles, y el cantante Nacho. La explicación que dieron las autoridades; una supuesta denuncia por extravío, que anulaba el documento de estas figuras.

Medidas desesperadas

El pasado jueves 12 de abril, un grupo de cuatro venezolanos llegaron a Perú en bicicleta. Sus nombres son; Jesús Barrios (34), y su hermano Johnathan Barrios (21), Javier Corro (31), y Víctor Carrillo (24). Estos amigos se embarcaron en un viaje que duró en total 35 días.

Otro caso sonado en los medios fue el de María José Pérez y Fabianna Mazzocca, quienes el año pasado durante las protestas desencadenadas por el rechazo del pueblo venezolano hacia la Asamblea Nacional Constituyente. Caminaron desde Quito, Ecuador, hasta Caracas para unirse a las manifestaciones.

Pero no todas las historias de inmigrantes con vías de transporte inusuales suelen salir bien. En los últimos tres años se popularizó la improvisación de botes para partir desde las costas caribeñas de Venezuela, hacia la isla de Curazao. Método extremadamente riesgoso, que ha supuesto la vida de varias personas.

A principios de enero de este año se viralizó la fotografía de cuatro cuerpos sin vida a la orilla de las playas curazaleñas. Viajaban en una lancha con más de treinta personas, la cual, a raíz del sobrepeso y el alto oleaje, se desintegró. Los tripulantes que sobrevivieron fueron devueltos a Venezuela.

La situación en Venezuela es tan crítica, que la mayoría de sus habitantes están huyendo hacia cualquier lugar que sus posibilidades le permitan. La frustración por la creciente crisis económica ha impulsado a grandes profesionales a dejar sus cargos y hacer vida en otro país.

Esta decadencia económica y social ha hecho que no sólo a muchos se les haga imposible salir, sino también ha nublado la idea de volver. El miedo por la arrasadora delincuencia e inflación, ha dividido cada día más a las familias venezolanas. Este es el muro que construyó el gobierno de Nicolás Maduro.

Lectores: 937