Economía
Rechazó su eliminación

Vázquez enfatizó que "debe haber un salario mínimo nacional que proteja a los más débiles"

Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay. (Dibujo: NOVA).

El salario mínimo nacional, que aumentó 314 por ciento de 2004 a 2019, “está para proteger a los trabajadores, por eso no se debe eliminar”, destacó el presidente Tabaré Vázquez en la rendición de cuentas realizada este viernes en el Antel Arena, en Montevideo.

Asimismo, señaló el crecimiento económico, que continuará este año con un 2 por ciento y entre 2,5 y 3 por ciento en 2020, y que los sueldos reales crecieron un 6,2  por ciento acumulado entre 2014 y 2017.

“Nos duele en el alma la pérdida de 60.000 puestos laborales, pero desde 2005 creamos 300.000 nuevos”, enfatizó Vázquez, para luego subrayar el crecimiento del salario real de los trabajadores uruguayos. El mandatario añadió que la negociación colectiva priorizó los salarios más bajos y sumergidos, lo cual permitió un crecimiento acumulado en términos reales del 6,2 por ciento entre 2014 y 2017.

En referencia al salario mínimo nacional, recordó que existe para proteger a los más débiles, “a los trabajadores que no tienen forma de hacerlo si no están sindicalizados”, defendió. No estamos de acuerdo en que se suprima”, abundó.

En otro tramo de su alocución, puntualizó que el crecimiento salarial por encima de los precios, que se registra desde 2005, fue posible gracias a la negociación colectiva entre empresarios y trabajadores. “La negociación colectiva empezó en el siglo XX en un gobierno del Partido Colorado y se mantuvo en el tiempo, en algún momento se dejó, pero tiene que existir”, enfatizó.

También alentó la existencia de las pasividades mínimas, que crecieron entre 2004 y 2017 un 157 por ciento, con un aumento real por encima de la inflación, del 50 por ciento.

El presidente Vázquez precisó, además, que Uruguay ha tenido 14 años de crecimiento económico sostenido, “con viento de cola externo, pero también ocurre ahora que no lo hay y existen muchas turbulencias en el mundo”. En ese sentido, destacó el incremento del producto interno bruto previsto para este año de un 2 por ciento y de entre 2,5 y 3 por ciento para 2020.

“Uruguay se ha desacoplado de la región”, apuntó. “Entre 2015 y 2018, en el acumulado, Argentina creció un 1 por ciento, Brasil cayó un 4,5 % por ciento y Uruguay aumentó un 7,4 por ciento”, detalló Vázquez. Agregó que, según datos del Fondo Monetario Internacional, entre 2015 y 2019, la economía Argentina caerá un 0,6 por ciento y Brasil un 2,3 por ciento, mientras que Uruguay crecerá un 11 por ciento

No obstante, aseguró, de poco vale crecer económicamente si no se logra distribuir la riqueza con justicia social, aspecto que Uruguay ha logrado para pasar a ser el país más igualitario de América Latina y el Caribe.

Entre los desafíos pendientes, Vázquez mencionó la reducción del déficit fiscal, ubicado en torno al 4 por ciento del producto interno bruto. “Si tomamos en cuenta el núcleo de la economía a los efectos fiscales, y que no incluye al Banco Central, el déficit se ubicaría en torno al 3 por ciento y el 1 por ciento restante está explicado por la asistencia financiera al servicio de pasividades de las Fuerzas Armadas, que se encuentra en el entorno de un punto porcentual”, explicó.

Lectores: 254