Judicial
Fraude por 40 millones de dólares

Aduanero paraguayo está involucrado en la estafa más grande de la historia uruguaya

Juan Reinaldo Vera Benítez, delegado de la Aduana paraguaya en Montevideo, Uruguay.

Juan Reinaldo Vera Benítez, delegado de la Aduana paraguaya en Montevideo, Uruguay, está preso en esta ciudad, involucrado en una investigación de un millonario caso de estafa con tarjetas de débito que fueron emitidas en nuestro país. El monto de la defraudación ronda los 40 millones de dólares.

Se trata de la investigación por la estafa más grande que descubrieron en todo el Uruguay, donde se ve involucrado, en esta primera parte, un aduanero paraguayo. Vera Benítez incluso ya declaró ante la justicia uruguaya, según consta en el procesamiento fiscal N° 412 del 8 de mayo de este año, en el que se tomó su declaración.

El alto funcionario aduanero es uno de los delegados “itinerantes” de la Aduana. El mismo estuvo con ese cargo en Santos, Brasil, y en enero de este año fue nuevamente designado por el titular aduanero, Nelson Valiente, para ser delegado representante de la Aduana en la capital uruguaya.

La megaestafa

Al caso se lo conoció como “megaestafa”, porque es considerada la causa más grande de fraude en toda la historia uruguaya.

La investigación estuvo a cargo del Juzgado del Crimen Organizado del Uruguay, cuenta con la participación de la Interpol y de la fiscalía local, a cargo del agente investigador Gilberto Rodríguez.

De acuerdo con los antecedentes que se mencionan en el procesamiento del juzgado uruguayo, una denuncia realizada por la firma First Data Uruguay, licenciataria de la marca de tarjetas Maestro, de la línea Mastercard, en noviembre de 2014, despertó la investigación.

Dicha empresa reconoció que tuvo un problema en su sistema informático a la hora de hacer la conversión de monedas. El inconveniente técnico afectó solamente las tarjetas Maestro que se emitían desde Paraguay.

La falla informática permitía que la compra realizada en dólares con estas tarjetas Maestro fueran descontadas al usuario como si la compra se hubiese hecho con peso uruguayo, hecho que generaba una abismal diferencia entre lo comprado y el descuento real en los extractos.

La investigación uruguaya identificó centenares de compras con una misma tarjeta en diferentes locales –que serían clonadas– por montos siderales en dólares.

Dentro del paquete investigativo están involucrados comerciantes y empresarios uruguayos, así como un par de extranjeros. Uno de ellos es el aduanero paraguayo Vera Benítez.

El delegado aduanero hizo compras, que figuran en una primera parte de la investigación, por unos 200.000 dólares con una línea de la tarjeta Maestro. Esta suma en nuestra moneda representa unos G. 990 millones. Sin embargo, con la conversión que hacía la tarjeta a través del defecto informático, las compras del delegado aduanero significaron para su bolsillo “apenas” G. 39 millones.

Para hacer más rentable el negocio, los investigados en este caso volvían a vender los productos comprados a través de la tarjeta a precio de mercado. En algunos casos, con un leve descuento.

Joyas, relojes, motos...

De acuerdo con los registros de las compras realizadas por el delegado paraguayo en Montevideo, y que aparecen en los registros del juzgado uruguayo, dentro de la investigación, la última adquisición de Vera Benítez fue una moto de agua, de la marca Yamaha, que compró a través de su tarjeta Maestro, en la módica suma de 20.000 dólares.

Con la tranquilidad de que el sistema de conversión le convertiría esos 20.000 dólares en 20.000 pesos uruguayos (G. 3.900.000), el funcionario aduanero siguió comprando varios objetos bajo este sistema. Entre sus compras aparecen joyas de alto valor, relojes de las mejores marcas y hasta hospedajes en hoteles de lujo.

Lectores: 220

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: