Cultura
50% para los rescatistas, 50% para el Estado

Ágila de buque nazi, hallada en la bahía de Montevideo, podría rematarse en US$15 millones

La figura de bronce, de cuatro toneladas de peso y dos metros de altura, sostiene la esvástica Nazi que coronaba la popa del buque Admiral Graf Spee, el temido y veloz acorazado del III Reich alemán.

El 13 de diciembre de 1939 se enfrentaron en aguas uruguayas barcos de Gran Bretaña y Alemania. Como consecuencia del enfrentamiento estuvo el hundimiento del Graf Spee, barco germano, del que en 2006 fue rescatada un águila de bronce de cuatro toneladas, que ahora es disputada.

El conflicto, a 75 años del enfrentamiento, es ahora por un ave de bronce, un águila de cuatro toneladas de peso y dos metros de altura que está sosteniendo la esvástica Nazi que coronaba la popa del buque Admiral Graf Spee, el temido y veloz acorazado del III Reich alemán.

Rescatada en 2006 de las aguas de la bahía de Montevideo, donde se hundió el Graf Spee en 1939, es el símbolo de una de las embarcaciones más relevantes de la II Guerra Mundial, pero permanece guardada en un almacén de la Armada del país sudamericano. Y con un destino incierto.

Después de un largo litigio, la justicia dictaminó que el águila del Graf Spee es propiedad del Estado uruguayo, que todavía no ha definido si la subastará, la expondrá en algún museo o le dará otro fin.

Pero también resolvió que, en caso de una eventual venta, el 50 por ciento de los beneficios le corresponderían a los rescatistas privados que sacaron el águila del agua después de décadas de misiones fallidas.

El encargado de relaciones públicas uruguayo Alfredo Etchegaray, quien junto a su hermano Felipe impulsó el rescate del águila en los años 80, pide que se ponga a la venta la pieza original y que se hagan réplicas para exhibirlas como parte de la historia del país.

"Que el Museo Naval se quede con una copia y la muestre en una sala propia, y que el original se dedique a cumplir con el contrato con la parte privada y beneficiar al estado uruguayo, que puede destinar su parte a educación, a mejores lanchas para la Armada o mayor equipamiento técnico", dijo Etchegaray.

"Lo que pretendemos es el derecho a cobrar por nuestro trabajo. Si el Estado no quiere venderla, que compre la parte correspondiente a los privados, pero en un cajón no beneficia a nadie", cuenta.

Por ser una pieza única es difícil conocer su valor económico preciso, según el rescatista. "Hicimos una consulta a una casa de remates que nos dijo que piezas polémicas como ésta (por la esvástica que sujeta con sus garras) suelen generar muchas entradas, y le puso un valor de unos 15 millones de dólares".

El águila está custodiada por la unidad de Fusileros Navales de Uruguay, en cuya sede permanece "bajo estrictas medidas de seguridad", precisó Gastón Jaunsolo, jefe de Relaciones Públicas de la Armada del país.

Lectores: 309

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: