Judicial
José Ignacio

El mafioso Sangregorio no anda solo: su hija vicecónsul en Argentina y una escribana, las cómplices de la estafa

Eugenio y Valeria Sangregorio, padre e hija, y la escribana María Fernanda Rodríguez Queirolo.
El jet privado de Eugenio Sangregorio, matrícula LV-BCO, y el dinero sucio que entregó como seña, el 6 de enero de 2020. (Foto: NOVA)

Esta semana, revelábamos en NOVA otro accionar delictivo por parte del diputado italiano Eugenio Sangregorio, quien acumula denuncias y antecedentes penales por doquier, como causas por fraude electoral, abuso sexual y, ahora, también estafa.

Es que un empresario uruguayo lo denunció penal y civilmente por haber intentado quedarse irregularmente con una hermosa propiedad en José Ignacio, a kilómetros de Punta del Este, tras un falso remate de la misma, como contamos en NOVA.

No obstante, como adelantamos, también hubo varios implicados en la estafa, como es el caso de su hija Valeria Cynthia Sangregorio, abogada y vicecónsul de Italia en San Isidrio (Argentina), y la apoderada de ambos en Uruguay, la escribana María Fernanda Rodríguez Queirolo.

Es que, con solo un adelanto de 100 mil dólares, para una venta que fue tasada en 1,2 millones de dólares (aunque en realidad su valor real es de 2 millones de dólares), y con el compromiso de asumir el pago de un crédito hipotecario por 850 mil dólares y hacer entrega de lo restante al dueño del inmueble, los Sangregorio obtuvieron la posesión (ilegal) de la casa, el 6 de enero de 2020, tras un vuelo que compartieron ambas partes, desde Buenos Aires, en el jet privado del italiano, matrícula LV-BCO.

Luego, con el correr de los meses, la situación comenzó a tornarse confusa y el diputado italiano junto a su hija, en vez cancelar los compromisos asumidos, buscaron ganar tiempo para llegar al remate del inmueble y presentarse como agentes externos y, por ende, terminar de consolidar la estafa que estaban tramando.

En primer lugar, comenzó en septiembre de 2020 un juicio de desalojo por “ocupante precario”. Y el 9 de octubre de 2020, el inmueble –conocido como ‘Auster M’- fue a remate y la ofertante que se hizo presente fue la escribana Fernanda Rodríguez Queirolo, como apoderada de Valeria Cynthia Sangregorio. Posteriormente, dicho remate fue impugnado ante la denuncia que presentó el empresario uruguayo.

Pero esto no es todo, sino que también a raíz de todas estas irregularidades e historias mafiosas, surge otra pobre víctima: el “casero” contratado por la familia Sangregorio para cuidar del inmueble durante los primeros meses de 2020, a quien le pagaban 1.000 dólares mensuales (en negro), después unilateralmente se lo rebajaron a la mitad, para luego directamente no pagarle. Esto les valió otro juicio, pero de índole laboral.

Por último, vale destacar que Eugenio Sangregorio ya está involucrado en diversos negociados irregulares, siempre con problemas legales, como es el caso del frigorífico Sadowa (ex San Telmo) de Mar del Plata, de lo que hablaremos en futuras ediciones.

Además, el mafioso italiano parece no tener límites y reconoció muchos años después, hijos extramatrimoniales con distintas secretarias suyas, un accionar similar también le valió una causa por abuso sexual a una empleada en San Isidro, de lo que recordaremos a la brevedad.

Lectores: 248

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: