NOVA Salud
Estudios científicos lo indican

Las curiosidades de la saliva que te sorprenderán

¿Sabías que los seres humanos segregamos alrededor de 44 toneladas de saliva a lo largo de nuestra vida?

La saliva es uno de los numerosos fluidos que componen nuestro cuerpo, como sucede con el resto de estos fluidos, un alto porcentaje de su composición como el 99 por ciento es agua, mientras que una ínfima parte se compone de enzimas, inmunoproteínas, electrolitos, lípidos, hidratos de carbono, células epiteliales y glucoproteínas.

En el mundo de las ciencias, los avances, por muy mínimos que sean, son de suma importancia para ir siendo sumados a la gran lista de descubrimientos, los cualesen su mayorí, son utilizados para ayudar de alguna forma, ya sea para aumentar los conocimientos médicos, o para ser aplicados en otros sectores que necesiten de esta sabiduría dada por la ciencia.

La saliva puede ser usada como producto de limpieza

Según lo que nos explica la web Hipertextual, la ciencia ha descubierto recientemente que la saliva posee ciertas enzimas y que estas producen diversas reacciones químicas. Esta capacidad podría ser usada para crear productos de limpieza, aunque no se pueda creer, y hasta se llegue a considerar ser algo antihigiénico.

Para entrar más en profundidad en cómo es esto posible, hay que saber primero cuales son las diferentes enzimas, y cuales son las específicas para esta labor. En Yubrain, un portal sobre ciencia y tecnología, explican de manera clara y sencilla, todas las enzimas, y sus funciones en diferentes circunstancias. Algunas de ellas son capaces de crear reacciones químicas que pueden eliminar manchas y suciedad.

Y es que, si se llega a conseguir que se fabrique un producto lo suficientemente efectivo contra la suciedad, como se está planteando, podría ser muy beneficioso este descubrimiento. Podría servir como un limpiador común, hasta para un disolvedor altamente fuerte. Pero para esto, aún se debe esperar a más investigaciones para llegar al resultado final.

Las glándulas salivales de los humanos podrían evolucionar para crear saliva venenosa

En Japón, específicamente en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa, se ha comenzado a investigar la posibilidad de que las glándulas salivales del ser humano lleguen a evolucionar hasta el punto de producir veneno.

Según el conocimiento actual sobre la biología animal, hoy en día existen diferentes animales que son venenosos, pero que en un principio no lo eran. La evolución llevó a que estos animales comenzaron a producir veneno, debido a que su saliva cuenta con una gran cantidad de vitaminas.

Debido a este descubrimiento, se considera la posibilidad de que los seres humanos y los ratones puedan producir veneno. Esto se debe a que ambos poseen la vitamina esencial para crear veneno, es decir, la calicreína.Si la naturaleza y la selección natural lo desean, el ser humano puede evolucionar hasta el punto de producir saliva venenosa.

Produce un potente analgésico, más intenso que la morfina
El descubrimiento de esta propiedad de la saliva humana es bastante reciente. Se remonta a un estudio realizado por el Instituto Pasteur en 2006 en el que investigadores franceses identificaron en la saliva la presencia de un opiáceo hasta seis veces más potente que la morfina. El equipo decidió llamar a esta sustancia opiorfina y es, en esencia, un inhibidor del dolor.

Su potencial analgésico solo ha sido estudiado en ratas, pero sus implicaciones terapéuticas son tan notables que tarde o temprano terminarán aplicándose al desarrollo de nuevos fármacos para aplacar el dolor e incluso combatir algunos trastornos emocionales.

Se emplea en trabajos de restauración
Otra de las aplicaciones de las enzimas salivales, aparte de todas aquellas que tienen que ver con la digestión, no está precisamente en el interior de tu boca.

Si te dedicas profesionalmente a la restauración de obras de arte, debes saber que la saliva se usa habitualmente para degradar impurezas. Pero no vayas a pensar que los expertos limpian los cuadros a lametones. Para ello ya existen en el mercado salivas sintéticas que imitan las propiedades emulsionantes y detergentes de la saliva natural.

Protege tu boca en el sentido más amplio
Uno de los principales beneficios de la saliva está en su capacidad para protegerte frente a innumerables infecciones y para mantener sanos los dientes. No hace falta que te alarmes pero, si fueras consciente de la cantidad de gérmenes y bacterias que se cuelan en tu boca a diario, te quedarías sorprendido.

Por suerte, tu organismo te ha provisto de un sistema de barrera de lo más eficiente frente a este tipo de amenazas. La saliva tiene una doble función antifúngica y antibacteriana, bien sea a través de proteínas como la estaterina, la lactoferrina o la transferrina, bien a través de enzimas como la muramidasa o la lisozima.

Además, regula el pH de la boca para evitar el exceso de acidez y también reduce el desgaste y la corrosión de las piezas dentales. Un mecanismo de defensa diseñado a la perfección.

A lo largo del día podemos segregar entre uno y dos litros de saliva. La producción se incrementa con el hambre, el estrés o el deseo sexual y disminuye de manera significativa durante la noche, cuando el cuerpo entra en estado de letargo. La mayor parte de esta saliva pasa al sistema digestivo mientras que el resto se evapora. Y aunque no solemos reparar en su presencia, tiene mucho más protagonismo en nuestras funciones corporales del que podrías imaginar.

Lectores: 111

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: