Educación
Formando competencias

Pruebas Saber 11º: Un reto para una educación de calidad

Los futuros bachilleres tendrán que responder un total de 230 preguntas que evaluarán competencias interpretativas, argumentativas, propositivas.

Por Arturo Rojas M, especial para NOVA (*)

El mar de críticas a la educación en Colombia no cesa, más bien se han acrecentado debido a los malos resultados en las pasadas Pruebas Pisa, que nos dejaron ubicados en los últimos puestos de una larga lista de países que participaron.

Sin duda, los abuelos y nuestros padres consideraron que la educación era la mejor herencia que se le dejaba a los hijos, pero debido a estos resultados y a la calidad de estudiantes que están egresando de colegios y universidades, pareciera que esa herencia ha sido de deudas y no de un activo importante.

Sin embargo, se viene trabajando para que profesores, estudiantes y en general los centros académicos sean mucho mejor. Los diagnósticos son necesarios  para mejorar y desde allí es donde debe empezar a configurarse una política educativa seria, para que nuestro país transite por los caminos del desarrollo y progreso, no sólo para unos pocos, sino para la mayoría.

Un nuevo diagnóstico inicia, se empiezan a implementar unas nuevas pruebas Saber 11º como son llamadas las que se aplican a quienes cursan el último grado de secundaria.

Desde febrero el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación –Icfes– anunció que las pruebas que se les aplicarán a los estudiantes de grado 11, de todos los colegios en el país, tendrían cambios a partir de agosto de 2014. Llegó la hora. Quienes presenten el examen a partir del 3 de agosto encontrarán varias novedades.

La idea del Icfes es que a través de los resultados se tenga una idea más completa de las competencias que tienen los estudiantes, comparando los aprendizajes con otras pruebas y midiendo los posibles avances en el transcurso del tiempo.

Cuando hay cambios surgen muchas dudas, una de ellas es si los contenidos que se enseñaron en los colegios durante el proceso académico estará o no en dichas evaluaciones. En ese sentido el Instituto ha sido claro que se evaluará lo establecido como estándares básicos de competencias del Ministerio de Educación Nacional.

De igual manera los exámenes contarán con un puntaje que determinará los resultados, habrá un puntaje promedio de estudiantes y un porcentaje promedio de desempeño que, para este año, será sólo para la prueba de inglés. Así mismo el estudiante será clasificado de acuerdo a unas categorías de rendimiento.

Se evaluarán 5 áreas: lectura crítica, matemáticas, ciencias naturales, sociales y ciudadanas e inglés.

Una de las grandes novedades tiene que ver con la inclusión de 10 preguntas abiertas que medirán la capacidad del estudiante para construir su propia respuesta como en el salón de clases. Es decir, se verificará cuál es la competencia argumentativa que se tiene.

De otra parte se decidió incluir preguntas de competencias ciudadanas, con el objetivo de conocer que conocimientos y habilidades tienen los estudiantes para participar activamente en la sociedad y ejercer la ciudadanía.  Patricia Pedraza, Subdirectora de diseño instrumentos del Icfes, en entrevista a Esfera Publica, precisó que se busca entender lo que implica para este país que podamos hacer conciencia sobre lo que los ciudadanos significan para el cambio, además de la necesidad de tener un conocimiento del Estado y  de los mecanismos de participación. Lo anterior, sumado a los aspectos de pensamiento crítico, es decir, ciudadanos que se puedan desenvolver competentemente en esta sociedad.

Los exámenes, según Pedraza, evalúan también el pensamiento sistémico, que es la posibilidad de que las personas puedan reconocer los contextos sociales, cómo están formados, y cómo reconocen los elementos políticos, sociales, económicos que la afectan.

Los futuros bachilleres tendrán que responder un total de 230 preguntas que evaluarán competencias interpretativas, argumentativas, propositivas. El puntaje único global estará en un rango de 0 a 500 para cada estudiante.

La idea, comenta la representante del Icfes es “que se pueda reconocer en esos resultados una información valiosa para generar transformación. Para eso el Ministerio propone lo que ha llamado el círculo de calidad, plantear unos estándares de formación, plantear una evaluación que midan esos estándares y analizar cómo se está llegando a esos resultados”.

Si bien el Ministerio de Educación, el Icfes y las secretarías de Educación han realizado jornadas de divulgación en las regiones con rectores y profesores, persisten inquietudes por los cambios e interés por conocer las razones del mismo. El Icfes ha publicado en su página web una guía de orientación, una muestra de ejemplos de preguntas abiertas y los criterios de calificación.

Veremos si los cambios de los exámenes que miden la formación de los bachilleres, nos permite diagnosticar con honestidad los problemas y orientar las políticas para que la calidad de la educación mejore en el país y sea competitiva en este mundo globalizado. Por que al menos en la resolución de problemas de entorno, aún tenemos mucho por hacer. Como dijo Patricia Vega, directora pedagógica del Fundación Tecnológica San Francisco de Asís: “Es evidente que los estudiantes a partir de ciertas modificaciones han venido quedando no solo con algunas lagunas como las de resolver problemas, sino sin elementos importantes para formar algunas competencias”.

(*)Twitter: @Arturo_RojasM, Periodista – Magister en Historia, Director @esferapublicarm en Emisora Mariana

Lectores: 770

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: