Nacionales
Se les cayó un ídolo

Como será la laguna, que el chancho la cruza al trote: los libertarios argentinos acusan a Lacalle Pou de "izquierdista"

El presidente Luis Lacalle Pou participó de una cena en la Fundación Libertad del país vecino y sorprendió al contradecir el rumbo marcado por Javier Milei y sus seguidar al declararse partidario de “un Estado fuerte”.

El periodista, músico y humorista argentino Alejandro Dolina suele pronunciar una frase que grafica claramente lo que le ocurrió al presidente Luis Lacalle Pou, quien este miércoles cruzó el charco para participar de una cena de la Fundación Libertad en el país vecino y terminó siendo tildado de “izquierdista”.

“Cómo será la laguna, que el chancho la cruza al trote”, diría Dolina ante esta situación. Para explicar la humorada, vale señalar que, si un chancho, cuyas patas son notablemente cortas, puede atravesar el espejo de agua al paso, entonces la profundidad debe ser muy poca. Hace referencia a que el nivel de la vara está tan bajo, que con tener un mínimo de altura ya es suficiente para sobrepasarla.

Hay que admitirlo antes de proseguir: a Lacalle Pou se le puede acusar de muchísimas cosas, pero de ahí a considerarlo de izquierda, el trecho a cruzar es muy largo.

Pero es que justamente, Argentina está en manos de un Gobierno que se fue tan a la derecha, que a comparación del presidente Javier Milei, el “Cuquito” parece una versión limpia, joven y prolija del “Pepe” Mujica.

El oficialismo argentino jugaba de local en el evento al que asistió Luisito, no solo por la cuestión geográfica, sino también ideológica. Se esperaba que ante este auditorio Lacalle Pou estuviera cómodo y se mostrara cercano a la política anti Estado que proclama Milei, puesto que el propio mandatario argentino ha mostrado en más de una ocasiónparado de la misma vereda que el "Cuquito".

No obstante, Lacalle Pou, quien parece que como ya no tiene nada que perder puesto que está en el tramo final de su mandato y no puede presentarse de nuevo en las elecciones de este año, pateó el tablero fuertemente y les salió con una defensa de la importancia que tiene el Estado.

Para colmo, Lacalle Pou fue a reivindicar el rol del Estado a penas un día después de que las calles argentinas fueran tomadas por una multitud que salió a protestar por los recortes de Milei a la educación pública universitaria, por lo que el oficialismo ya venía de capa caída como para que encima, le claven un puñal por la espalda de forma inesperada.

“Hay cosas que están en el ADN de nuestro país y ya nadie discute. Entre ellas un Estado fuerte”, afirmó el “Cuquito”, dejando helados a unos 1.500 políticos y empresarios liberales y libertarios, entre ellos el propio presidente Milei.

“No quiere decir un Estado grande”, quiso arreglar luego, pero el daño ya estaba hecho. Para Milei, -quien considera al Estado una organización criminal, y que aun siendo presidente ha hecho apología del delito diciendo que quienes fugan plata son “héroes” porque evaden al control del país- debe haber sido una afrenta imperdonable.

Y para seguir poniéndose a la audiencia en contra, continuó: “Tiene que haber una democracia fuerte y, no es muy popular lo que voy a decir, pero se la debemos en Uruguay a los partidos políticos. Sin ellos, la democracia es más riesgosa”, defendiendo a otro sector contra el que despotrica Milei, la llamada “casta” política.

La respuesta en las redes sociales argentinas fue inmediata. El periódico argentino La Derecha Diario -su nombre lo dice todo, pero además uno de sus fundadores es funcionario de Milei- puso el grito en el cielo y Twitteó: “Enloqueció Lacalle”. De allí en más, se desató el caos en las redes y el “Cuquito” se volvió tendencia, puesto que sus palabras fueron recogidas tanto por los seguidores de Milei como por sus detractores.

Lo que ocurrió es una demostración de lo volátiles que son las redes sociales y el escenario político. De repente, la oposición argentina, de tendencia más de izquierda y que en Uruguay probablemente se vería más cerca del Frente Amplio, terminó festejando el discurso de Lacalle Pou. Y el oficialismo, para quien el Gobierno uruguayo es un aliado ideológico, terminó despotricando contra el mandatario y acusándolo de izquierdista.

“Invitaron a Milei a la Fundación Libertad para que Lacalle Pou le diga en la cara que es un imbécil y que no tiene idea lo que está haciendo”, resumió la cuenta de Twitter -obviamente opositora- “Arrepentidos de Milei”, mientras que otro señaló: “Al final Lacalle Pou, terminó siendo una versión soft de Nicolás del Caño (NdR: el líder del partido más zurdo de argentina)”.

En resumen, están tan descalabradas las cosas en el país de nuestros vecinos, que quienes antes se alineaban con Mujica y Tabaré Vazquez, hoy miran con buenos ojos a Luisito. Ante semejante situación, no queda más que volver de nuevo a la sabia humorada de Dolina, e insistir: cómo será la laguna, que el chancho la cruza al trote.

Lectores: 283

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: