NOVA Salud
Según estudios

Dime cómo duermes y te diré qué enfermedad padeces... el mal sueño triplica el riesgo de enfermedades cardíacas

La falta de sueño puede aumentar hasta un 141 por ciento el riesgo de enfermedad cardiaca.

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports liderado por Soomi Lee, profesora de estudios sobre el envejecimiento de la Universidad del Sur de Florida, revela que la falta de sueño puede aumentar hasta un 141 por ciento el riesgo de enfermedad cardiaca.

Posibles enfermedades cardíacas

Hay una gran variedad de enfermedades cardíacas, pero la causa más común es el estrechamiento o bloqueo de las arterias coronarias, que son los vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón.

Nos referimos a la enfermedad de las arterias coronarias y se desarrolla lentamente con el paso del tiempo. Los factores que contribuyen a ello son varios: la edad (el envejecimiento daña y estrecha las arterias); la presión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre altos; la obesidad o el tabaquismo. La enfermedad de las arterias coronarias es la principal causa de infarto.

Existen otros tipos de enfermedades cardiacas: las que se originan en las válvulas del corazón; la insuficiencia cardíaca, que hace que el corazón no lata bien; o los defectos de nacimiento que pueden afectar al corazón.

El estudio realizado por la Universidad del Sur de Florida (USF) revisó los datos de 6.820 personas con una edad promedio de 53 años que explicaron al detalle cómo dormían y facilitaron su historial de enfermedades cardíacas.

Entre los participantes, 633 también llevaban un dispositivo de investigación (actigrafía) alrededor de la muñeca que capturaba la actividad del sueño.

Los investigadores tuvieron en cuenta múltiples aspectos de la salud del sueño como la regularidad, el estado de alerta durante las horas que estaban despiertos, si les costaba conciliar el sueño, las horas que dormían, si el descanso era reparador…

En cuanto a la salud cardiovascular, los investigadores tuvieron en cuenta si el médico les había diagnosticado afecciones como arritmias, soplo cardíaco o agrandamiento del corazón. También se tuvieron en cuenta los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas y otros factores de riesgo cardiovascular como el sexo, el tabaquismo, la depresión y la actividad física.

Analizaron todos los aspectos del sueño y los vincularon con el riesgo cardíaco. Y descubrieron que cada aumento adicional en los problemas de salud del sueño se asoció con un riesgo un 54 por ciento mayor de enfermedad cardíaca.

En los que llevaban el dispositivo en la muñeca (que hace un registro más fiable) el riesgo era hasta un 141 por ciento mayor.

Lectores: 216

Envianos tu comentario