Nacionales
Conflicto bélico

El Gobierno intenta despegarse de graves acusaciones por parte de Ucrania

La administración presidencial rechazó la presencia de un dirigente del Frente Amplio como observador de referendos en Ucrania.

Ucrania acusó a ocho países, entre ellos Uruguay, como partícipes de un “crimen colectivo” por la presencia de dirigentes con el rol de observadores en los referendos que se llevan a cabo en los territorios ocupados por Rusia, que busca anexarlos, aunque tanto el Gobierno de Luis Lacalle Pou y el opositor Frente Amplio (FA) aclararon que la presencia en el lugar de un funcionario es a título personal.

“En estos días, las autoridades rusas de ocupación están haciendo esfuerzos considerables para celebrar sus pseudo-referéndums en los territorios temporalmente ocupados a toda costa. E insiste en que serán transparentes y legítimos. Para esto, incluso llamó a observadores extranjeros”, advirtió Kiev en un comunicado.

Y consignó que el Ministerio de Reintegración de Territorios Temporalmente Ocupados y todas las agencias interesadas, “incluidas las fuerzas del orden, ya conocen sus nombres”.

“Estos son representantes de la propia Rusia, así como de Bielorrusia, Siria, Egipto, Brasil, Venezuela, Uruguay, Togo y Sudáfrica. En esencia, están participando en un crimen colectivo contra el estado soberano e independiente de Ucrania”, denunció Kiev.

El texto oficial evaluó que “todos los que se atreven a complacer a los criminales se convierten en criminales”.

La queja ya circulaba aún antes de ser oficializada y de inmediato la Cancillería uruguaya y el Frente Amplio, fuerza de la que es dirigente el observador de las consultas, se desmarcaron de la presencia en esos territorios de Sebastián Hagobian, funcionario de la Intendencia de Montevideo.

Según diarios locales, Hagobian integra la Comisión de Relaciones Internacionales del FA y preside la rama juvenil de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe. El dirigente está en Zaporiyia, mientras que los otros referendos se realizaban hasta este martes en Donetsk, Lugansk y Jerson.

En un primer momento, Hagobian dijo a la agencia RIA Novosti que estaba en el lugar “en nombre de 67 organizaciones de partidos latinoamericanos de 30 países”, que buscaban “asegurarse de que todo sea legal aquí”.

“Es importante estar y ver lo que está pasando sin intermediarios. Queremos que este evento sea un triunfo de la democracia y que la gente pueda determinar con libertad e independencia su propio destino”, explicó, y destacó la existencia de “un pueblo organizado que puede autodeterminarse libremente”.

Después, el dirigente pareció cambiar el tono y escribió en su cuenta de la red Twitter que “la observación electoral y de la guerra no implican validar resultados, pero sí obtener información de primera mano”, aclaró que estaba con licencia y que su presencia en la zona era para “mantener diálogos políticos vinculados en contra de la invasión de Azerbaiyán contra Armenia”.

Incluso trascendieron declaraciones en las que Hagobian contó que estaba en Moscú para hacer un taller de geopolítica cuando lo invitaron a participar como observador en las votaciones. “Era una oportunidad histórica que no podía rechazar”, aseguró entonces.

Finalmente, la Cancillería uruguaya emitió un comunicado en el que afirmó que “en forma alguna” el Gobierno “ha manifestado apoyo a dichos referéndums, ni han existido acciones o declaraciones que de forma directa o indirecta permitan suponer que las autoridades nacionales avalan estos pronunciamientos a todas luces ilegales”.

Lectores: 196

Envianos tu comentario