La historia viviente
Visión

Jorge Batlle, el presidente uruguayo que mejor describió a los políticos argentinos

El 24 de octubre de 2016, apenas un día antes de su cumpleaños número 89, murió el ex presidente uruguayo Jorge Luis Batlle Ibáñez.

Por Gustavo Zandonadi, especial para NOVA

El 24 de octubre de 2016, apenas un día antes de su cumpleaños número 89, murió el ex presidente uruguayo Jorge Luis Batlle Ibáñez. Los últimos días los pasó internado, puesto que había sufrido un desmayo que le trajo a consecuencia un golpe en la cabeza del que no se recuperó.

Bisnieto de Lorenzo Batlle, sobrino-nieto de José Batlle y Ordóñez e hijo de Luis Batlle Berres, Jorge Luis fue un orgulloso portador del histórico apellido de origen catalán, que le dio al Uruguay cuatro presidentes. Gobernó entre el 1 de marzo de 2000 y el 1 de marzo de 2005. Fue el último presidente surgido de las filas del Partido Colorado.

Nació en Montevideo el 25 de octubre de 1928. La dictadura de Gabriel Terra persiguió a su familia por razones políticas. Batlle vivió parte de su infancia en Uruguay, Argentina y Brasil. Ignorando la historia de su par uruguayo, el presidente Fernando De la Rúa se sorprendió al ver a Batlle cantar el himno argentino en un acto oficial que compartieron. El oriental le explicó que lo aprendió en el colegio al que asistió en Buenos Aires, en la década del 30.

De vuelta en Uruguay, desde muy joven se dedicó al periodismo. Trabajó en el diario El Día y en Radio Ariel. En paralelo estudió abogacía y se involucró en asuntos políticos acompañando a su padre. Compitió por la presidencia en cinco oportunidades (1966, 1971, 1989, 1994 y 1999).

Hincha fanático de Nacional de Montevideo y apasionado por las carreras de caballos, es recordado en su país por su simpleza. Batlle disfrutaba salir a la calle y conversar con los ciudadanos a pie. Era común verlo en reuniones del Partido Colorado conversando con jóvenes que se acercaban a él para conocer la historia contemporánea directamente de parte de uno de sus protagonistas.

Presidencia

La segunda gestión de Julio María Sanguinetti estaba llegando a su fin. El domingo 31 de octubre de 1999 los uruguayos concurrieron a las urnas. El Partido Colorado postuló a la fórmula Jorge Batlle – Luis Hierro López. El Partido Nacional estuvo representado por el binomio Luis Alberto Lacalle – Sergio Abreu. El Frente Amplio propuso a Tabaré Vázquez y Rodolfo Nin Novoa.

Los Colorados estuvieron cerca del 40 por ciento, pero los frenteamplistas alcanzaron un 31 por ciento. Los blancos llegaron al 21 por ciento, pero hicieron público su apoyo a Batlle. En la segunda vuelta los números fueron 52,26 por ciento para el candidato colorado y un 44 por ciento para Vázquez. El gobierno de Batlle comenzó el 1 de marzo de 2000.

De arranque tuvo que enfrentar dos problemas muy serios: la crisis argentina de 2001/2 y la epidemia de fiebre aftosa.

Al igual que a su bisabuelo Lorenzo, a Jorge Batlle le tocó gobernar una época turbulenta. Fueron años muy difíciles, sin embargo quienes fueron opositores a Batlle reconocen que el ex presidente tuvo firmeza para conducir al país en horas críticas y logró atravesar la tempestad evitando daños mayores.

Tensión diplomática con Argentina

El 3 de junio de 2002, en plena crisis económica, concedió una entrevista a la agencia Bloomberg, que quedó para el recuerdo. Las preguntas giraban en torno a la medida en que Uruguay resultaba afectado por la situación económica de Argentina. Una vez terminado el reportaje el presidente Batlle continuó hablando con el periodista, sin percatarse que la cámara y micrófonos seguían encendidos.

“Una manga de ladrones del primero hasta el último” fue la frase que pronunció un Batlle -visiblemente ofuscado- en alusión a la clase política argentina, a la que acusó de gobernar con un elevado “volumen y magnitud de corrupción”. Las declaraciones del presidente uruguayo llegaron a los noticieros de Buenos Aires, que se limitaron a publicar el exabrupto omitiendo decir que Batlle no hablaba de los políticos y no de los argentinos en general.

Al día siguiente y para evitar un escándalo de mayores proporciones, Batlle visitó al presidente Eduardo Duhalde en la Quinta de Olivos. Primero conversaron en privado y al término de la reunión lo hicieron frente a la prensa. El presidente uruguayo reconoció su error y pidió disculpas públicamente. El mandatario argentino las aceptó y dio al episodio por terminado. La relación bilateral entre ambos países siguió con normalidad.

Del primero al último

Jorge Batlle estuvo en los primeros planos de la política uruguaya desde el retorno de la democracia, en 1985, hasta su muerte. Fue senador y presidente de la República, pero sobre todas las cosas fue un hombre que hizo honor a su eslogan de campaña: Cantar la justa. Nunca le sacó el cuerpo a la jeringa a la hora de opinar y defender sus convicciones.

En agosto de 2016, el mismo día que en Argentina fue detenido José López con 8 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, Batlle publicó en su Facebook una carta abierta titulada “Del primero al último” en la que daba cuenta de los escándalos de corrupción que salpicaron a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en la Argentina.

Lectores: 311

Envianos tu comentario