Economía y Empresas
Crujen los bolsillos

Lacalle Pou gobierna solo para los ricos: vivir en Uruguay es un 27 por ciento más caro que en los países de la región

El presidente, Luis Lacalle Pou.

Uruguay es un 27 por ciento más caro que otros países de la región, una situación que no está motivada por razones macroeconómicas ni por el tipo de cambio, según surge de un estudio publicado por el Banco Central del Uruguay (BCU).

Dos trabajos de investigación realizados por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) y la consultora CPA Ferrere se presentaron en la sala Enrique Iglesias del BCU este jueves.

Con una presentación a cargo de los autores de las investigaciones, Ignacio Umpiérrez (CED) y Alfonso Capurro (CPA Ferrere), el objetivo fue contribuir a cuantificar los efectos del nivel de precios sobre el bienestar de la ciudadanía y ayudar a entender los factores detrás de las diferencias de precios entre Uruguay, bajo la gestión de Luis Lacalle Pou, y otros países

“Una de las principales cosas que encontramos es que Uruguay sería 27 por ciento más caro en promedio respecto a un conjunto de economías emergentes desarrolladas”, señaló Umpiérrez.

Sobre la metodología, el economista del CED puntualizó: “Tomamos una muestra de 43 países y básicamente tenemos desvíos positivos. Es decir, Uruguay es más caro respecto a la gran mayoría de esos países y en particular en los rubros en los cuales se encuentran a mayor nivel índices de precios más altos en Uruguay, tienen que ver con mercados donde se caracterizan por alta presencia de productos importados, ya sea alimentos, productos de higiene personal y electrónicos y electrodomésticos”.

Al indagar en las razones, Umpiérrez sostuvo que “básicamente tienen que ver con cuestiones microeconómicas y de competencia”, tras lo cual aclaró: “Una de las cosas que encontramos es que algunas regulaciones generan desvíos a la ley de un solo precio y también mayores regulaciones en el mercado de trabajo están impactando en los márgenes de las empresas”.

“En general son temas microeconómicos y no desde el punto de vista de cambiarios o de precios relativos”, afirmó el economista.

Umpiérrez profundizó en algunos conceptos vinculados, por ejemplo, a la necesidad de actuar sobre la regulación laboral que podría tener efecto sobre los precios a mediano y largo plazo.

“Sería sacando rigideces en el mercado de trabajo y, por otro lado, combatir la mayor carestía con mayores niveles de competencia, competencia sobre todo en muchos sectores y en particular en sectores a nivel transable, sectores que están expuestos a la importación”, indicó.

Y concluyó: “Tenemos una canasta de productos higiénicos y algunos alimentos donde a nivel importador tenemos una alta concentración y son, por ejemplo, niveles que son considerados por las comisiones de competencia de referencia internacional como Estados Unidos o la Unión Europea como de moderadas a altas que deberían ser objeto de al menos revisión por parte de las agencias de competencia”.

Por su parte, Alfonso Capurro, de CPA Ferrere, consideró a la libre importación de frutas y verduras como un camino de solución para la baja de los precios.

“La evidencia muestra que las importaciones de frutas y verduras son esporádicas y no son continuas y de hecho en general las importaciones se habilitan cuando hay episodios de crisis de ofertas, sequías, falta de producción local. Eso puede hacer que a veces los precios en Uruguay se mantengan apartados de lo que son precios en la región”, analizó Capurro.

“La conclusión general es que cuando uno analiza los últimos 10 años en promedio el nivel de precios en Uruguay podría haber sido 0,6 o 0,7 por ciento más bajo si hubiéramos tenido una libre importación de frutas y verduras”, apuntó Capurro.

Tomando como base al informe, el economista indicó que “una libre importación tendría el efecto de reducción de 0,6 o 0,7% en el nivel de precios en el IPC y un efecto de hasta 2,5% en lo que es la canasta de alimentos y bebidas, que es una canasta relevante en general para los hogares de menos ingreso”.

En el evento estuvieron presentes el presidente del BCU, Diego Labat; el vicepresidente del BCU, Washington Ribeiro; el gerente de Asesoría Económica del BCU, Gerardo Licandro; y el comisionado de Promoción y Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Daniel Ferrés.

Labat explicó que la convocatoria cursada a los técnicos para que analizaran la temática de los precios procuró “aportar al enriquecimiento de la información que maneja la sociedad para un debate ya instalado en el país”.

Por su parte, Ferrés, representando al MEF, explicó que el estudio “permitirá conocer el funcionamiento de los mercados y comprender las dinámicas competitivas”. En ese sentido, sostuvo que “mercados más competitivos llevan a precios más bajos, a mayor calidad, a más opciones y a innovación”.

Lectores: 187

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: