NOVA Salud
Hábitos de consumo

Las bebidas energéticas y su impacto en el organismo

Mitos y verdades sobre un producto muy popular entre los jóvenes.

Las bebidas energéticas, que se han puesto de moda en los últimos años, especialmente entre jóvenes y adolescentes, son conocidas en el mercado de consumo por sus propiedades vigorizantes

En general, se ingieren porque se supone que nos ayudan a mantenernos despiertos y, como su nombre lo indica, brindan mayor energía para estudiar, hacer actividades deportivas o celebrar alguna ocasión.

Sin embargo, a pesar de que muchos fabricantes aseguran que ayudan a tener una mayor resistencia, rendimiento cognitivo, evitar el envejecimiento prematuro o estimular el apetito sexual, cabe preguntarse si realmente son sanas. El hecho de que les agreguen componentes sintéticos al parecer nutritivos, no significa que lo sean.

A continuación se describen algunas de sus características y riesgos.

Exceso de cafeína

La cantidad segura de cafeína está alrededor de los 400 miligramos diarios. Pero algunas de las bebidas energéticas contienen alrededor de 300 miligramos de cafeína por lata o botella. Es casi el doble de la cantidad que contiene una taza de café.

La cafeína con moderación no supone ninguna afectación para tu salud. El asunto es que muchos toman más de una lata al día, lo que podría sobreestimular tu sistema nervioso. Podría causar severas palpitaciones, e inclusive, convulsiones.

Mezcladas con alcohol

Otro gran problema de estas bebidas es que se combinan con el alcohol. La guaranina, que es como la cafeína del guaraná, reduce la sensación de embriaguez. Es decir, evita que sientas por completo los efectos del alcohol, lo cual te puede llevar a ingerir más alcohol.

Altamente adictivas

Las bebidas energéticas pueden causar adicción. La cafeína ya de por sí es adictiva.

Vitaminas en demasía

Suenen contener vitaminas y minerales de manera sintética. Aunque vitaminas como la B6, la niacina y el ácido fólico son beneficiosas, tomar una megadosis no supone una ventaja para el organismo, sino todo lo contrario. Los excesos de vitaminas pueden causar náuseas, arritmias cardíacas y hasta convulsiones.

Conclusiones

Exponernos a un exceso de cafeína, azúcar y vitaminas no parece ser una muy buena idea para la salud tanto física como mental. Por eso, en el caso de que estés habituado a beber estos productos energéticos, se recomienda reducir su consumo poco a poco.

Para mantenerte alerta, es más aconsejable el café, realizar sesiones de power yoga o hacer ejercicios de respiración, que contribuyen a conservar la energía durante todo el día.

Lectores: 162

Envianos tu comentario