Nacionales
“Sería arriesgado”, advierten

Puro humo: pese a las críticas, el Gobierno de Lacalle Pou tiene miedo de cortar relaciones con la dictadura de Maduro

El presidente, Luis Lacalle Pou, cruzó públicamente en varias ocasiones al tirano venezolano Nicolás Maduro, sin embargo, a nivel diplomático no hay impacto alguno. (Dibujo: NOVA)

Si bien el presidente Luis Lacalle Pou en más de una ocasión a atacado al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lo cierto es que sus críticas no son más que humo y cotillón, puesto que en la práctica, su Gobierno no está dispuesto a cortar relaciones diplomáticas con el tirano chavista.

Sin ir más lejos, hace una semana el gobierno designó a Silvana Montes de Oca como la nueva embajadora de Uruguay en Venezuela, quien es la flamante sucesora de Eber Da Rosa, quien presentó su renuncia "indeclinable" en medio de cuestionamientos del Gobierno venezolano a la administración uruguaya.

En este marco, el ministro de Relaciones Exteriores, Omar Paganini, comentó sobre la relación del Uruguay con Venezuela y aseguró que ambos países tienen mucho años de relación y que no tener relación diplomática con esa nación "sería muy arriesgado”. En ese sentido, remarcó que el objetivo de la embajada en el país caribeño será la de monitoreo durante las elecciones se darán allí.

"Venezuela esta en un proceso que parecía ser de apertura democrática, a partir de los acuerdos de Barbados, pero se esta distorsionando mucho en la medida que la principal líder opositora ha sido inhabilitada, que una activista de derechos humanos muy importante, Rocío San Miguel, fue detenida y que se expulsaron a los expertos de Naciones Unidas", explicó el ministro en diálogo con Telemundo.

En ese sentido, Paganini estimó que el régimen no esta dispuesto a hacer una apertura genuina a la democracia, algo que Uruguay veía como una señal de esperanza. "Queremos mantener nuestra relación de cerca porque creemos que todavía puede haber algunos cambios. Además, queremos que el Uruguay tenga una relación estable con un país con el que tienen todavía muchas cosas en común y que encima forma parte de la comunidad latinoamericana", aseguró el líder de Cancillería.

Relaciones conflictivas

Luego de la renuncia de Da Rosa, el gobierno anticipó que iba a mantener presencia en ese país porque “la relación es con el pueblo, no con el gobierno”, según admitió el propio Lacalle Pou.

Desde el Poder Ejecutivo cuestionaron la situación política en el país caribeño y criticaron la inhabilitación electoral de la opositora María Corina Machado, así como la detención arbitraria de la activista Rocío San Miguel, lo que generó respuestas.

Primero fue la vicepresidenta Delcy Rodríguez, quien acusó de “lacayo” de Estados Unidos a Lacalle Pou, mientras Maduro apuntó: “Por un lado se hace el loco con las matanzas de Netanyahu en Palestina y por otro lado pretende pontificar y pagar y darse el vuelto en la política interna de Venezuela. ¡Qué fresco!”.

Lectores: 271

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: